Carstens vs Videgaray

Quizás no se note, pero se empieza a observar cierto distanciamiento entre el Secretario de Hacienda y el Gobernador del Banco de México. Recordando que el actual Gobernador del Banco de México fue ya Secretario de Hacienda.

Desde al año pasado (antes que entrara el paquete de reforma hacendaria) se le cuestiono al Gobernador del Banco de México (BANXICO) si las reformas fiscales impactarían en la inflación; pregunta que eludió primero al desconocer al 100% el paquete hacendario; posteriormente que esta serie de reformas tendrían un impacto “efímero” o “transitorio” en la economía.

El Dr. Luis Videgaray es de la escuela “keynesiana” estudiando en el Massachusetts Institute of Technology (el famoso “MIT”) donde se les enseña que el Estado debe intervenir en la economía; una medida de estas es incrementando la base o los tributos para posteriormente “re direccionarlos” en el gasto público. O sea, el Estado interviene económicamente.

El Dr. Agustín Carstens es de la escuela económica de los “Chicago Boys” como se les conoce; (por ser The University of Chicago) donde se lidera con las ideas de Milton Friedman. Esta escuela económica menciona que el Estado no debe intervenir de manera directa (sólo en ciertos casos) y debe dejar que la economía fluya libremente, lo que nuestros amigos economistas le dicen “la libre empresa”.

Así debido a sus “escuelas económicas” de donde provienen podríamos decir que “chocan” en la economía mexicana: uno con un aumento de impuestos donde el estado se haga cargo del gasto y la economía y otro controlando la inflación con las herramientas que utiliza en BANXICO como por ejemplo el de la tasa de interés.

Lo cierto es que esto nos está llevando en una desaceleración económica, inflación “controlada”, disminución de ventas, poco flujo, informalidad, aumento en el desempleo, etc. Pronto empezaremos a escuchar frases como “políticas o medidas anticíclicas” por la situación económica que está atravesando el país.

Los recortes al crecimiento económico en México (PIB) son resultados del nulo impacto de las reformas estructurales; ¿se acuerdan de la reforma laboral? A dos años de esta, no ha “permeado” en la economía mexicana, es más, mayor desempleo se ha generado.  Obviamente el llenar de tanta “reforma estructural” al país, éste se desestabiliza, esto es obvio. Ahora la pregunta sería ¿para qué tanta prisa? ¿Hay otro proyecto ya para el otro sexenio?

Dos personajes, dos escuelas económicas, dos maneras de pensar distinta, un mismo país. ¿Tendrán continuidad en sus puestos de seguir la economía así? Recordemos que Carstens dejaría su puesto en diciembre del 2015. Se habla ya de propuestas y contra reformas fiscales de los principales organismos y cámaras empresariales en México para contrarrestar el efecto que ha tenido en la economía mexicana la reforma hacendaria; a lo que el Secretario de Hacienda ha contestado que no habrá estas. Y lo más importante: el enfrentamiento entre estas dos corrientes económicas repercute a nosotros….en nuestros bolsillos.

¿Y usted qué opina?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *