La morosidad por las nubes

De acuerdo al informe de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) del mes de febrero del 2015, se cuenta con el nivel máximo de deterioro desde el 2008 debido que no pagan los tarjetahabientes. La morosidad es no pagar o dejar de pagar en un lapso de tiempo.

La Tasa de Deterioro Ajustada (TDA) es del 16.42%; en 2008 era de 6.47% el TDA, o sea, en 7 años subió 10% esta morosidad en las tarjetas comerciales. El índice de morosidad en febrero del 2015 es de 3.15 y en el año pasado era de 3.39, por lo que podríamos decir que bajo; pero al verificar los rubros que lo conforman, por ejemplo el de las tarjetas de crédito este es de 5.44 y el año pasado era de 4.98 obteniendo un incremento del 0.46:

ScreenHunter_959 Apr. 15 23.34

De estos datos se da una debilidad en la economía y nuestra que ya no alcanza el bolsillo de los mexicanos derivado de la alza de precios, sobre todo en la canasta básica por lo que al no alcanzarles, se endeudan; y de esta deuda no cuentan con la capacidad de pago. Este dato no solo muestra como estará la economía empresarial, sino que refleja la realidad en México: no hay dinero.

En el “Informe anual sobre el estado que guarda la estabilidad del sistema financiero en México y sobre las actividades realizadas por el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero” con fecha de marzo del 2015 obtenemos lo siguiente en este apartado:

III.2 Perspectiva general por cartera y vulnerabilidades de riesgo de crédito

La evolución de la cartera comercial e hipotecaria no muestra variaciones significativas durante el 2014, manteniendo un ritmo de crecimiento constante y unos factores de riesgo que no señalan deterioro para estos tipos de cartera. Por su parte, la cartera de consumo ha mostrado algunas señales de deterioro, a lo cual los bancos han respondido disminuyendo la tasa de crecimiento de estos créditos en particular la del crédito no revolvente (gráficas 41 y 42).

El índice de morosidad ajustado de la cartera de crédito ha presentado un incremento durante los últimos tres años, aunque durante el 2014 dicho incremento se revirtió en el último trimestre (gráfica 43). En estos tres años se distinguen dos fases. La primera, entre enero 2012 y septiembre 2013, se caracteriza por un fuerte incremento inducido por un deterioro de la cartera comercial, causado este último a su vez por la caída en la calidad crediticia de las principales desarrolladoras de vivienda, así como por un gradual deterioro de la cartera de consumo. La segunda fase se explica por el deterioro adicional de la cartera de consumo, tanto revolvente como no revolvente, a partir de octubre de 2013 (gráfica 44).” Fuente y link para descarga: http://www.cesf.gob.mx/work/models/CESF/docs/informes/2015_informe_anual_cesf.pdf”

Por lo que estaremos viendo en los próximos días que los despachos de cobranza, bancos y terceros estarán ejerciendo medidas de cobranza a los tarjetahabientes, deudores y cambiando políticas de otorgamiento de créditos. Lo que es una realidad es que la economía se está afectando debido a que el consumo se verá afectado debido a que las personas ya no pueden seguirse ni endeudando debido a esta morosidad al volverse ya en una “vulnerabilidad” dentro del sistema financiero mexicano.

Esto es un foco de atención a la economía mexicana al estar aumentando la morosidad en tarjetas de crédito, comerciales y personales; o sea: ¡nos estamos endeudando por todos lados! Las de nómina se han mantenido pero también se deben de considerar.

¿Qué seguirá? Fácil: un incremento en la tasa de interés de varios productos como los de crédito hipotecarios, tarjetas, automotrices; esto aunado a una posible alza de interés en este segundo semestre que se aproxima por parte de BANXICO. Si no recuperan lo prestado, nos lo cargarán a otros en la tasa de interés, por eso es tan elevado.

¿Recomendación? No se endeude…y si ya se endeudo, pague; y si va a pagar, pague más del mínimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *