Pejenomics

Leyendo el documento de 18 páginas “Pejenomics: hacia una economía para todos” Volumen 1, el cual persigue dos objetivos como señala el documento: (1) explicar las líneas generales del programa económico de AMLO y (2) despejar las inquietudes sembradas por las campañas de desprestigio; lo anterior para ver la viabilidad del programa económico del candidato a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en caso de obtenerla.

En lo general, es muy breve y enfrenta el tema de la corrupción; aunque faltaría ver como baja lo que está proponiendo y aclarando (aterrizarlo) en especial los proyectos de apoyos a emprendedores. Solo justifica por este documento (en mi opinión) que si es viable su proyecto con opiniones de terceros, como Goldman Sachs sobre el combate a la corrupción y el saneamiento de las finanzas públicas, ok pero ¿cómo? Se propone 6 puntos que serían los “generales”:

  1. Fomentar la diversidad de actores en el sector bancario y propiciar condiciones para la competencia.
  2. Crear un fondo mixto de inversión pública y privada para detonar proyectos de infraestructura.
  3. Aumentar y diversificar las exportaciones.
  4. Aplicar una política de cero endeudamiento y baja inflación.
  5. Consolidar destinos posicionados e incentivar nodos de desarrollo turístico regional en zonas con potencial.
  6. Favorecer los programas universales que detonan el consumo y las economías regionales.

En materia de propuestas de crecimiento tiene: (1) No aumentar impuestos ni crear nuevos (2) Apoyar la producción en los cultivos, principalmente granos, para abatir el actual déficit comercial en ese segmento (3) Generar el ajuste fiscal mediante la reingeniería del gasto público y (4) Crear un plan de Desarrollo Integral con régimen de zona libre para atraer inversión en la frontera norte.

Relacionados con estos puntos y continuando el proyecto alternativo de nación da el de crear consorcios de PyMEs mexicanas para fomentar economías de escala, apoyar con capital y deuda al consorcio a través del Programa Fomento a la creación de Capital, crear un Fondo de Capitalización, Industria y Tecnología para apoyar el desarrollo de empresas medianas, alcanzar la soberanía alimentaria a través de la reactivación de ciertos sectores de la industria y asegurar a pequeños productores y campesinos una canasta integral de servicios públicos básicos como organización, financiamiento e infraestructura.

Así como para mejorar la economía propone: incrementar la producción de contenido nacional en sectores estratégicos, poner en marcha 10 sistemas agroalimentarios regionales durante los próximos seis años, aumentar el turismo interno con paquetes destinados a segmentos de bajos recursos, crear programas nacionales con metas multianuales de inversión en desarrollo urbano, educación, agua, drenaje, alumbrado y vivienda. Con el fin de democratizar el acceso al financiamiento rural, lograr la soberanía alimentaria y fomentar el desarrollo de alta tecnología en el país.

En fin, como es el “Volumen No. 1” esperaremos más al respecto y se amplíe el cómo se harían tales dado que sabemos que el presupuesto es muy limitado: más del 90% del Presupuesto de Gastos está comprometido. Y sin nuevos ingresos o fuente de recursos se tendrían que ajustar los programas que se tienen actualmente así como las secretarías para una verdadera reingeniería en las finanzas públicas. Lo anterior sería un ajuste al marco fiscal, no al tributario; pero no se menciona como tal. Claro que el ajustar los impuestos no se propone porque no es popular, es más, menciona que no se aumentarán; así como el tema de las pensiones que es necesario reformar (tampoco se toca este delicado tema). Quedo pendiente en el “pejenomics” lo correspondiente al petróleo y las refinerías, pienso que lo más importante que interesaba al leerlo.

La ejecución del gasto público sería el único camino con lo que se está proponiendo, obviamente optimizándolo con medidores de desempeño; que no se plasma en el documento aunque si toca el tema (de manera general) del ajuste fiscal. Hay que sanear las finanzas públicas, claro que sí; la duda está en el cómo.

Como decimos los contadores: checa, pero no cuadra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *